La mochila

Mochilas Escolares

El peso de la mochila en la espalda genera un "cambio en la marcha y en la postura" y para compensar su efecto el escolar debe inclinar hacia adelante el tronco, la cabeza y el cuello, produciéndose un aumento de la curvatura en la columna lumbar (lordosis).
Hay que asegurarse que el peso de la mochila sea menos del 15% del peso corporal del niño o la niña para evitar las molestias que puedan tener los niños con la utilización diaria de estos elementos.

Cabe indicar que no sólo influye el peso de la mochila, sino también la distancia que recorre el niño con ella o la posición de ésta en la espalda.

Recomendaciones:

  • Coloca los artículos más pesados lo más cerca posible a la espalda del niño, en la parte de atrás de la mochila, evitando sobrecargarla.
  • Coloca los libros y útiles de tal forma que no se deslicen dentro de la mochila.
  • Asegúrate de que todo lo que lleva sea necesario para las actividades del día.
  • El dolor de hombros es causado generalmente por una mochila mal armada: el mayor peso debe concentrarse siempre cerca de la espalda y lo más arriba posible.

Cómo usar la mochila:

  • Coloca la mochila pegada a la espalda.
  • Ajusta las tiras de los hombros de tal forma que la carga se amolde a la espalda del niño.
  • Los tirantes deben estar apretados pero al mismo tiempo deben ser cómodos y dejar que los brazos se muevan fácilmente.
  • Usa siempre ambas tiras de la mochila, de modo que el peso quede repartido entre los dos hombros y se consiga una postura simétrica bien alineada.
  • Ajusta y usa la tira de la cintura para mantener la mochila pegada a la espalda, esto ayuda a distribuir el peso de la mochila de forma uniforme.
  • La mochila debe quedar debajo de los hombros y la parte inferior debe apoyarse en la parte baja de la espalda y nunca sobre la cintura del niño.
Última modificación: 05/07/2015 - 18:55